Saltar al contenido
ALQUILER DE HUERTOS Y GALLINEROS. Arganda del Rey, Rivas Vaciamadrid

El cultivo del bambú

6 abril, 2020
Cuidados del bambu

El bambú es una planta ornamental (conocido como bambú japonés, bambú chino…), cada vez más extendida en nuestros jardines y balcones. Sus plantas suelen ser de diversos tamaños, desde un metro hasta los seis, alcanzando los cuatro centímetros de diámetro (aunque las hay de hasta 40 metros de alto). Este artículo no trata del famoso bambú de la suerte (del que podremos elaborar otra entrada en el blog).

Es una especie invasora, por lo que a la hora de plantarlo hay que tener en cuenta que si es en jardín, deberemos poner alguna barrera natural, para que este no se extienda más de lo deseado.

Es una planta “agradecida”, su crecimiento es rápido y a la hora de hacer setos naturales es una buena elección.

Cuidados del bambú

Es una planta que requiere abundante agua y sol (teniendo en cuenta que todo en exceso tampoco ayuda).

Poda

Su poda se realiza cuando finalizan las heladas y comienza la primavera, limpiando las ramas bajas y pequeñas. En ésta misma época es cuando empiezan a perderse hojas y brotan las nuevas plantas, que son como espárragos y en cuestión de dos semanas, esta puede alcanzar su altura máxima aunque aun no haya finalizado su desarrollo. Durante primavera y verano es recomendable abonar  una vez al mes, existiendo  fertilizantes especializados para esta planta.

Propagación

Si queremos propagarlo, lo más recomendable es a partir de un trozo de rizoma de la misma planta. El rizoma forma parte de la estructura radicular del bambú. Es una estructura la cual absorbe los nutrientes y de la que emergen los nuevos brotes. Por lo tanto haciendo un corte del cual podamos incluir alguna ramificación, será más que suficiente para que este en un corto plazo sea capaz de agarrar al nuevo sitio y empezar a desarrollarse.

En este caso, he extraído un trozo de rizoma. Suelen estar bien enterrados (aunque también dependerá del lugar donde esté la planta, no es lo mismo una maceta o jardinera, que el suelo de un jardín). Lo correcto es que ese rizoma contenga alguna caña que lleve al menos un par de años, que esté madura y así nos lo llevaremos al lugar donde vamos a propagar la planta.

En esta imagen de ayer, día 08 de abril de 2020 se puede observar que del rizoma están brotando nuevas cañas. Es un ejemplo fenomenal, para así estudiar a qué velocidad crecerá una vez haya agarrado nuestra nueva planta.

A continuación lo llevé a la zona definitiva que ya tenía preparada con abono y suficientemente húmeda como para que los primeros días (los más críticos) la planta se sienta en el entorno más parecido al que se encontraba.

Hoy día 09 de abril de 2020 el trasplante tiene este aspecto, parece que la temperatura suave de la noche ha permitido que no sufriera la nueva planta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola. ¿En qué podemos ayudarte?